• Manuel Valls en Esmorçars Comerç | Barcelona Oberta

Manuel Valls en Esmorçars Comerç

sevenapp | 8 abril 2019

Manuel Valls considera que a pesar de que la conexión del tranvía por la Diagonal “tiene su lógica”, el proyecto que quiere aprobar la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, a falta de cuatro meses para las elecciones municipales no es, en absoluto, prioritario. El candidato a la alcaldía por una plataforma que cuenta con el apoyo de Ciudadanos ha advertido que el trazado de la tranvía por el tramo central de la avenida supondría una inversión demasiado costosa y que generaría un importante problema de tráfico.

Valls se ha referido al tranvía durante su intervención en el hotel Cotton House en la primera de las jornadas con los alcaldables de Barcelona que organizan las dos principales asociaciones de comerciantes de la ciudad, Barcelona Oberta y la Fundació Barcelona Comerç, junto con La Vanguardia.

El exprimer ministro francés ha repasado en esta sesión algunas de las cuestiones que más preocupan a los comerciantes, como la movilidad, la seguridad o la competencia ilegal que llevan a cabo los manteros El candidato se ha mostrado partidario de “repensar” la lógica de los carriles bici teniendo en cuenta a los otros modos de transporte. También ha asegurado que si alcanza la alcaldía tras los comicios del 26 de mayo revisará la implantación de las supermanzanas, como la del Poblenou, que sólo desplegará si existe un amplio consenso político y ciudadano.

En su intervención, Valls se ha referido a las cuestiones vinculadas con la seguridad, una cuestión que conoce bien en su condición de exministro francés de Interior. Ha asegurado que si gana las elecciones y consigue ocupar la alcaldía uno de sus objetivos será que la Guardia Urbana recupere la confianza con el poder político que, a su juicio, ha perdido durante este mandato, y que tratará de acabar con el top manta. El alcaldable atribuye la fuerte presencia de manteros en algunos puntos de la ciudad, así como el incremento de la prostitución en algunos barrios y de los hurtos en la ciudad, al “efecto llamada” que ha propiciado el actual gobierno municipal al no cortar de raíz algunas prácticas ilegales que han provocado un desorden en el espacio público que él se propone reparar.

Manual Valls ha apostado, por otra parte, por la organización en Barcelona de grandes eventos, sobre todo de carácter ferial pero también deportivo y cultural. El candidato a la alcaldía ha descartado proponer a Barcelona como sede de unos nuevos Juegos Olímpicos de verano argumentando que “la nostalgia” (del 92) no es buena consejera en estos casos. En cambio, sí cree que la capital catalana, junta a los Pirineos, ha de jugar la carta de intentar ser sede de los Juegos de Invierno, para los que considera que Barcelona tiene muchas posibilidades en el horizonte del 2030 o incluso en el del 2026. En su opinión, un acontecimiento de este tipo tendría la virtud de que podría “poner a trabajar a todos juntos de una vez”, en referencia a todas las administraciones públicas y también a la ciudadanía.