• Los empresarios y comerciantes de Barcelona Oberta se vuelcan en acciones solidarias en la lucha contra la Covid-19 | Barcelona Oberta

Los empresarios y comerciantes de Barcelona Oberta se vuelcan en acciones solidarias en la lucha contra la Covid-19

sevenapp | 7 mayo 2020

 

Durante el periodo de emergencia sanitaria y con los establecimientos cerrados, los empresarios y comerciantes de Barcelona Oberta han puesto en marcha todo tipo de iniciativas para ayudar a paliar la situación de la ciudad y apoyar a las instituciones públicas (cuerpos de seguridad, ayuntamiento, hospitales, residencias, etc.) y a los grupos más afectados, principalmente la gente mayor y el personal sanitario.

 

L’Associació del Passeig de Gràcia  recogió entre todos sus asociados, 3500 pares de guantes y 250 mascarillas básicas para dar a la Guardia Urbana y los Mossos d’Esquadra en un momento de escasez de recursos. Por otra parte Òptica Cottet hizo una donación de material de protección visual a hospitales de Cataluña y Madrid, así como a los Cuerpos de Seguridad y atención ciudadana, para garantizar su seguridad ante el coronavirus. Ortopèdia Almirall, también recogió más de 5.000 kg de material sanitario de donaciones de diferentes empresas y farmacias (mascarillas, batas, hielos) para dar en hospitales de Barcelona y provincia, residencias y hoteles medicalizados. Desde Muji, hicieron una donación de 1700 mascarillas procedentes de Japón a la Guardia Urbana de Barcelona, y cedieron también cuatro camas al hospital del Valle de Hebrón para el descanso de los médicos y personal sanitario en los días que no pueden ir a casa o que tienen guardias más largas. 

 

L’Hotel Cotton House lideró la iniciativa de reconvertirse en hotel para albergar a pacientes de la Covid-19, adaptando sus instalaciones para garantizar la máxima prevención e higiene, haciendo formación específica para la protección de las personas que están trabajando y colaborando, y con la contratación de lavanderías especializadas, empresas de limpieza con altas equipaciones de desinfección. Jose Mi Trenor, propietario del hotel, convocó a los trabajadores del hotel que estaban de ERTE por sí querían echar una mano como voluntarios. Además, el mismo personal de Praktik Hotels, en coordinación con el Consorci Sanitari de Barcelona, han sido los responsables de gestionar la Oficina Técnica de Coordinación, creada para articular todas las necesidades de este proyecto, siendo el órgano encargado de recibir y gestionar las peticiones de admisiones por parte de hospitales y centros de atención primaria en estos hoteles. 

 

En esta misma línea, Hotel Continental  también ha tenido abiertas sus puertas como hotel de guardia para alojar en personal sanitario. La Asociación APARTUR ha puesto a disposición 200 apartamentos turísticos para alojar a familias vulnerables para soportar las condiciones de confinamiento. La empresa Balsells Zaragoza Gestió también ha puesto a disposición apartamentos por la zona de Sagrada Familia para los profesionales sanitarios del Hospital Sant Pau y Dos de Maig. 

 

Axel Hotels ha cedido dos de sus hoteles, uno en Barcelona y otro en Madrid, a las autoridades sanitarias para cualquier necesidad médica que requieran. Desde el segundo hotel de la cadena, Two Hotel Barcelona, han contribuido al abastecimiento urgente de camas para los hospitales de campaña anexos a los cuatro principales hospitales de Barcelona. Y desde d’Axel Beach MasPalomas, el hotel de Gran Canaria de la cadena, han elaborado menús para personas desfavorecidas, junto con la colaboración en la entrega de la unidad de Salvamento y Emergencias @Salva-Emer y con el Ayuntamiento de Villa de San Bartolomé de Tirajana. 

 

Gremi d’Hotels ha puesto en marcha lo proyecto “Hotel Salud” poniendo a disposición de las administraciones las instalaciones hoteleras de Cataluña, para alojar en aquellas personas que lo necesiten, ya sea por razones sanitarias, laborales, porque no puedan irse del país u otros. Así mismo, el proyecto tiene la misión de relajar la carencia de camas en los hospitales de la ciudad para poder atender a los afectados por la Covid-19.

La empresa de textiles y ropa de casa, La Mallorquina, ha colaborado con el Ajuntament de Barcelona en la fabricación de 300.000 mascarillas textiles. Otros negocios han colaborado con la confección y donación de mascarillas, como el establecimiento de estética y belleza Azalea, la tienda de labores y confección Colors de Path, que ha confeccionado mascarillas para CatSalut y para residencias de gente mayor, o la tienda de arreglos de ropa, K’Corte, que contactó con un médico del Hospital Clínico a quién suministró 50 mascarillas que habían confeccionado para su equipo.

 

Las personas mayores, más vulnerables ante la pandemia han estado también causa de movilización social. Por ejemplo, a las cocinas de Grup Sagardi, en Sant Boi de Llobregat, han elaborado cada día 1200 platos saludables para que la gente mayor no tenga que salir a comprar, y evitar así el riesgo de contagio. La campaña ha llevado por nombre “Ninguna abuela sin una buena comida” y ha contado con la colaboración de un grupo de voluntarios que se ha encargado del reparto a los diferentes domicilios. En esta misma línea, el propietario del restaurante Cal Màrius, está llevando comer a tres vecinos de más de 85 años que viven solo, desde que empezó el Estado de Alarma. El quiosquero del cruce de la calle Marina con Mallorca (El Kiosc), ha llevado la prensa a casa diariamente a las personas mayores confinadas del barrio. La propietaria de Pittier Pa i Cafè, en Sagrada Familia, ha colaborado con la donación el stock de alimentos de los productos no vendidos a familias con riesgo de exclusión social.

 

Tiendas Abiertas a la Solidaridad es la iniciativa puesta en marcha por Barna Centre a raíz de la pandemia del Covid-19. Con visión transversal y ámbito de actuación de proximidad, busca incorporar a personas y establecimientos comerciales que necesiten o puedan apoyar, así como también conectar proyectos ya existentes para llegar a mejores resultados en las acciones, como por ejemplo incorporar en la red informativa a establecimientos comerciales no adheridos a la Asociación, para poner al alcance de todo el mundo informaciones e iniciativas que puedan ser útiles mientras dure la pandemia, se ha facilitado aportaciones de alimentos, productos de necesidad, material para hacer mascarillas, material escolar para familias vulnerables por parte de establecimientos y se ha colaborado en la detección y rescate de personas del barrio en situación de emergencia.

 

La Agrupación de Comerciants de la Barceloneta (ACIB) ha colaborado con la “Red Barceloneta Solidaria” creada en el barrio para promover la recogida de alimentos y materiales sanitarios para repartirlos entre los colectivos de riesgo. Desde ACIB, han colaborado también en un proyecto contra la brecha digital durante el confinamiento, aportando tabletas para los jóvenes de diferentes escuelas del barrio, para que pudieran continuar el aprendizaje durante los días de confinamiento. Dentro de la entidad, la Farmàcia Odriozola Maquinista donó mascarillas y hielo en el centro de gente mayor Bertran y Oriola y en el Hospital de Mar.

 

En cuanto a suministros, la empresa AGBAR ha creado una línea de ayuda a pequeñas y medianas empresas congelando facturas y financiándolas sin intereses hasta 6 meses. 

 

La iniciativa más original ha sido de la empresa Amantis, líder en el estado español en juguetes eróticos, que ha dado mil succionadores de clítoris para el personal sanitario, con la voluntad de contribuir a reducir el estrés de este colectivo profesional que en estos momentos se encuentra al límite de sus fuerzas físicas y psíquicas, tanto dentro de su entorno laboral como el exterior. 

 

Sin ningún tipo de duda, con todos estos gestos e iniciativas solidarias, los comerciantes y empresarios de Barcelona Oberta han dado muestra de su capacidad de esfuerzo, superación y resiliencia. Todos ellos, desde su ámbito y dentro de sus posibilidades, han querido aportar su grano de arena acompañando y apoyando a las personas que más lo necesitan, contribuyendo a suavizar la dureza de la situación, y facilitando, despacio, el camino de vuelta a la normalidad.